Archivo de la etiqueta: David Serrano

[Teatro] Los universos paralelos (Teatro Cervantes, Málaga, 22.04.2017)

No se concibe muerte más desgarradora que la de un hijo. Hay términos para clasificar a aquellas personas que pierden a sus padres o a su pareja, pero no existe ninguno para quienes sufren el más terrible de los trances. El horror, agazapado, siempre está presente. Federico Luppi intentaba definirlo en Martín (Hache), película dirigida por Adolfo Aristarain en 1997: “No es quererlo, es peor. Es mucho más fuerte, quieres estar siempre con él. Pero sabes que no puede ser. Es miedo a que le pase algo, a que sufra. No puedes ni pensar en que se puede morir, te duele pensarlo, te da pánico porque sabes que si eso llega a pasar no vas a sufrir ni te va a doler: te va a destruir. Vas a dejar de existir aunque sigas viviendo. Si se muere te mueres con él, así de sencillo”.

Los universos paralelos nos sitúa en el duelo por la muerte de Dani, el único hijo de Patricia (Malena Alterio) y Alberto (Daniel Grao). Han pasado ocho meses desde la tragedia y Patricia, vestida de negro de pies a cabeza, apenas levanta cabeza. No le ayuda el pasar todo el día en casa rodeada de recuerdos y paredes que aún reflejan los correteos del niño de arriba abajo. El cuarto de Dani, situado en la parte superior del piso, permanece intacto entre cajas con ropa, juguetes y una cama que luce siempre limpia y ordenada, nunca ya deshecha de un día para otro. La habitación parece mostrarse como una losa permanente para los distintos personajes que charlan y discuten en la planta baja. Además del matrimonio protagonista, también pasean su sufrimiento sobre las tablas la hermana de Patricia, Lucía (Belén Cuesta), la madre de ambas, Lola (Carmen Balagué), y David (Itzan Escamilla), el chico que atropelló mortalmente a Dani. Juntos intentan encontrar la manera de convivir con el recuerdo y mitigar la pena, ya que el dolor, como nos confirma Lola —que también perdió a un hijo—, nunca desaparece.

David Serrano, que hace unos meses presentó Cartas de amor en el Cervantes, dirige este texto instructivo escrito por David Lindsay-Abaire en 2006 bajo el nombre de Rabbit hole. Estrenada el pasado mes de marzo en el Palacio Valdés de Avilés, Serrano define Los universos paralelos como una obra optimista, divertida y hasta terapéutica. Y lo es, pero conviene apuntar que aquí el drama vence a la comedia por la aplastante inercia y transcendencia de lo ocurrido. Las risas, que las hay, provienen de un territorio más ordinario y previsible pero igualmente liberador: un puntal al que aferrarse contra viento, marea y todo tipo de pérdidas afectivas. Notable y generosa es la labor de actores y actrices, vital en un trabajo coral como este. Dentro del reparto centellea el desparpajo de una Belén Cuesta que, junto a Carmen Balagué, ofrecen las vías de escape necesarias ante semejante oscuridad. Pero son los personajes de Daniel Grao y Malena Alterio, que progresivamente irá aireando espacios y volviendo al color en su vestuario, los que delinean y muestran con precisión el aprendizaje que Lindsay-Abaire y Serrano nos proponen. Un manual de instrucciones al que, lejos de la ficción, nunca se debería recurrir.

[Teatro] Cartas de amor (Teatro Cervantes, Málaga, 05.11.2016)

A. R. Gurney estrenó Cartas de amor en Nueva York en 1989. En nuestro país se representó por primera vez tres años después en el Teatro Bellas Artes de Madrid. En aquella ocasión, la obra corrió a cargo de Josefina Molina, directora de películas como Esquilache (1988) o la imprescindible Función de noche (1981). En Cartas de amor recorremos el periplo vital de Melissa Gardner y Andrew Ladd III, dos amigos, también amantes ocasionales, que no pueden dejar de escribirse. Nada más comenzar asistimos, a través de la lectura de las cuantiosas misivas, a las primeras tentativas amorosas y sexuales, las descripciones de eternas vacaciones estivales o los deseos para un futuro laboral cada vez más cercano.

En la actualidad es David Serrano el que recoge el testigo de la obra. El director de Una hora más en Canarias (2010) o Tenemos que hablar (2016) cuenta para ello con Julia Gutiérrez Caba en el papel de Melissa y Miguel Rellán en el de Andrew. Serrano y Rellán buscaban desde hace varios años alguna obra para montar juntos, pero no conseguían encontrar el texto adecuado hasta que se toparon con estas cartas de Gurney. Julia Gutiérrez Caba, tras leer la función, aceptó interpretar el papel de Melissa.

La representación de la obra es sencilla en su escenografía. Sobre las tablas encontramos un par de sofás secundados por multitud de pequeñas luces que alumbran las miles de palabras que se dirigen Melissa y Andrew. El propio Gurney ha insistido en que sería una equivocación recurrir a una puesta en escena convencional, ya que aquí lo que prima es la palabra.

Conforme avanzan los minutos, que en este caso podríamos contabilizar también por años, la iluminación irá decreciendo. Rellán y Gutiérrez Caba apenas levantan la vista de los papeles. Las cartas, arrojadas al aire una vez leídas, se acumulan a los pies de los protagonistas. Tras casi hora y media andamos, al igual que ellos, irremediablemente enamorados de la relación entre Melissa y Andrew. Por eso, cuando hacia el final la oscuridad acecha el escenario y las vidas de ambos, reconocemos un nudo en nuestra garganta: son las consecuencias inmediatas de escuchar estas cartas de amor a la vida.

XIII Festival de Cine Español de Málaga

FestivalCineMalaga_2010

 

Sección Oficial

Que se mueran los feos (Nacho G. Velilla, 2010)

Tras el éxito con Fuera de carta (2008), Nacho G. Velilla repite fórmula y protagonista (Javier Cámara) en una comedia del montón, llena de lugares comunes que provocan alguna carcajada a base de chistes y situaciones que navegan entre lo rancio y el belenestebismo que tanto sufrimos actualmente en España. En cualquier caso, Que se mueran los feos tiene un par de cartas imbatibles de cara a la taquilla: 1) elenco de actores muy bien escogidos, y 2) público tremendamente receptivo en los últimos años hacia este tipo de productos.

Reparto "Que se mueran los feos"

Reparto “Que se mueran los feos”

Bon appétit (David Pinillos, 2010)

El debut de David Pinillos ha sido, con todo merecimiento, una de las grandes triunfadoras en Málaga. Bon appétit nos propone un viaje lleno de sentimientos y buena cocina a través de unos personajes repletos de vida –de acuerdo también en el premio a mejor actor para Unax Ugalde y la mención especial para una encantadora Nora Tschirner-, dentro de una historia que engancha por su frescura y capacidad de conectar inmediatamente con el público. Hermana de otras comedias románticas como la reciente (500) Días juntos (Marc Webb, 2009), Bon appétit afianza un tipo de cine que, tímidamente, intenta ir más allá de propuestas tradicionales. Por último, cabe resaltar la fantástica banda sonora con los islandeses Sigur Rós como cabezas de cartel.

Circuit (Xavier Ribera Perpiñá, 2010)

circuit

Reparto femenino de “Circuit”

Estética y moda se dan la mano en Circuit, segundo largometraje de Xavier Ribera Perpiñá tras A+ (2004). La frialdad de los colores, unido a las gélidas miradas y personalidades de los protagonistas, consiguen un interesante vestido para una cinta que, sin embargo, descarrila a la hora de hacernos partícipes de una historia plana y ramplona.

El dios de madera (Vicente Molina Foix, 2010)

El cuento que Molina Foix escribió hace ya muchos años –casi de ciencia ficción por aquel entonces, como llegó a decir en la posterior rueda de prensa-, basado en una relación amorosa entre una viuda madura y Yao, un emigrante senegalés, termina desembocando en una superficialidad tan apabullante que borra de un plumazo cualquier tipo de interés previo existente. La historia navega plácidamente en un simpático aburrimiento que acompañará al espectador hasta el deseado final, a pesar del buen hacer de actores como Madi Diocou, Nao Albet o una correcta Marisa Paredes, que ha obtenido el premio a mejor actriz.

Una hora más en Canarias (David Serrano, 2010)

David Serrano parece definitivamente encerrado en las paredes de su propio síndrome. En Una hora más en Canarias, una de las películas más flojas de la Sección Oficial, repite una y otra vez los cada vez más lejanos aciertos de El otro lado de la cama (2002) y Días de fútbol (2003) pero, claro está, sin la frescura y complicidad, que las había, de aquéllas. Pese al recorte en la duración de los números musicales, éstos no hacen más que entorpecer el ritmo de una historia ridícula que, cuando las risas se apagan, se hunde irremediablemente en una abrumadora mediocridad.

La vida empieza hoy (Laura Mañá, 2010)

lavidaempiezahoy1

Photocall de “La vida empieza hoy”

La vida empieza hoy nos cuela en clases de sexo dirigidas a la tercera edad. A partir de esa premisa, Laura Mañá construye un discurso vivo y esperanzador –cuando podría haber sido todo lo contrario, tal vez incluso devastador- en donde podrán sentirse identificados, casi por igual, un jubilado hastiado, un quinceañero enganchado a Facebook o una ama de casa cuya actividad más excitante durante el día sea barrer y preparar la cena –en este sentido, la escena del abuelo y el nieto, ambos en sus respectivas camas, es bastante reveladora-. Laura Mañá, que ya triunfó en este festival con Sexo por compasión (1999), entrega un producto amable y ligeramente reflexivo que ha conseguido el premio de la crítica en Málaga.

Rabia (Sebastián Cordero, 2009)

Rabia cuenta la historia de cómo José María (Gustavo Sánchez Parra) se esconde en el trastero de la casa donde trabaja como empleada doméstica su novia Rosa (Martina García) tras un desagradable accidente. Allí se ocultará de todos mientras el tiempo transcurre irremediablemente y Rosa lo imagina lejos de ella. Premiada con la Biznaga de Oro, el punto fuerte de Rabia lo encontramos, sin duda alguna, en la transformación del personaje que interpreta Sánchez Parra a lo largo de toda la película -y a quien Unax Ugalde le ha impedido conquistar Málaga-. Llegan a impactarnos esas imágenes finales llenas de abandono, desesperanza y oscuridad dentro de un entorno claustrofóbico que, por otro lado, tan cercano se encuentra de todo lo que él ansía, quiere y necesita.

ZonaZine

Desechos (David Marqués, 2010)

Desechos, galardonada con el premio del público en la sección ZonaZine, se presenta como un experimento de dudosa eficacia. Grabada principalmente en el piso de un amigo del director y con una cámara digital, la cinta de David Marqués se mueve entre el lo ingenioso y lo insustancial. Salva el proyecto, que se registró en tan sólo dieciocho días, la aparición de un Fernando Tejero comodísimo en un papel que parece hecho a su medida.

Suspicious mind (Carlos Martín Ferrera, 2010)

Interesante thriller dirigido por Carlos Martín Ferrera, autor de Zulo (2006). El argumento se centra en Marcel, un hombre cuya vida da un vuelco cuando conoce que su mujer le es infiel con uno de sus mejores amigos, aunque no sabe quién. Se inicia así una historia en la que “los celos son sólo la punta del iceberg en el que conviven traumas infantiles y complejo de inferioridad”, según palabras del propio director. Agradable sorpresa, pese a contar con un final recurrente y discutible -aunque coherente si nos atenemos a los fantasmas que rodean a su protagonista-. A fecha de hoy, no sabemos si Suspicious mind llegará a estrenarse y/o distribuirse.

suspiciousmind

Rueda de prensa de “Suspicious mind”

Sol negro (Gami Orbegoso, 2010)

Algunos de los asistentes tenían, parece ser, la urgente necesidad de demostrar lo poco que les había gustado Sol negro una vez finalizada, un gesto al que nada podemos reprochar. El peruano Gami Orbegoso, que en la rueda de prensa fluctuaba entre cierta decepción y el sincero agradecimiento hacia los pocos que allí nos encontrábamos, nos sumerge en una historia que, sobre el papel, podría ser tachada de convencional. Sin embargo, de la unión entre imagen –llena de primerísimos primeros planos desenfocados- y música –siente devoción por los trabajos de Angelo Badalamenti junto a David Lynch– resulta un producto inquietante y cautivador. Siempre contando, no juzgando, Orbegoso –que disfruta por igual con Haneke, Grandrieux o los hermanos Dardenne– ha conseguido una ópera prima que, pese a conseguir vaciar casi al completo una sala de cine, coloca los cimientos de una obra que promete ser sumamente atractiva.

Sección No Oficial

Yo, Don Giovanni (Carlos Saura, 2010)

En el último largometraje de Carlos Saura, que sirvió para inaugurar esta edición del Festival de Málaga, asistimos a las andanzas de Lorenzo Da Ponte, creador, entre otras, de la ópera de Mozart Don Giovanni. Pese a contar con un apartado técnico y artístico notable, la cinta adolece de falta de emoción y fluidez. En ningún momento llega uno a interesarse por las aventuras de este señor ni de sus allegados, incluyendo al propio genio austríaco. Yo, Don Giovanni, además, termina naufragando en una segunda parte que se alarga para goce y disfrute, creemos, de los amantes de lo operístico y lo teatral.

Habitación en Roma (Julio Medem, 2010)

roominrome

Elena Anaya, Julio Medem y Natasha Yarovenko

La retrospectiva de este año ha estado dedicada a Julio Medem. Junto a la proyección de toda su obra a lo largo de la semana, se estrenó la última cinta del director, Habitación en Roma, protagonizada por Elena Anaya y Natasha Yarovenko. “Tiene los mejores diálogos que ha escrito nunca Medem”, aseguraba Anaya en una multitudinaria rueda de prensa, mientras que Yarovenko, la gigantesca y bella “rusita”, resaltaba que “fue todo un reto ya que no me imaginaba cómo se haría una película con sólo dos personajes”. Por su lado, Medem destacó el momento por el que atraviesa actualmente, en el que está “sintiendo claramente un cambio”. De su próximo proyecto, Pericles y Aspasia –cuyo desembarco está previsto para el año que viene-, comentó que “va a requerir una gran producción, ése es el problema, pero os aseguro que lo voy a conseguir”.

Habitación en Roma, inspirada en el film En la cama (Matías Bize, 2005), nos cuenta la última noche en la ciudad de dos chicas que se acaban de conocer. Poco a poco iremos descubriendo hechos que ambas ocultan en un primer momento por temor a lo desconocido, a una atracción, no sólo sentimental, siempre presente en nuestras vidas. Entre torrentes de pasión, acentuados por una lírica visual por momentos excesiva –se me viene a la cabeza la escena con la flecha o la constante utilización del Loving strangers de Russian Red-, las dos jóvenes irán dejando atrás miedos y reservas para encarar sin miramientos nuevas sensaciones. Habitación en Roma, pese a algunos pecados expuestos más arriba, supone una inesperada caricia, a la vez que un punto y aparte, dentro de la interesante a la par que polémica filmografía del director vasco.

5 minutos de cine

Dentro de esta sección se han proyectado adelantos de películas en desarrollo o a punto de estrenarse. Algunos de sus protagonistas acompañaron estos aperitivos, como es el caso de Flipy, Carlos Areces y Ernesto Sevilla para presentar Campamento Flipy, una comedia dirigida al público infantil pero sin restricción de edad ante la posibilidad de soltar alguna que otra carcajada.

campamentoflipy_picnik

También hicieron acto de presencia en la Carpa SUR algunos de los rostros de Lope, ambiciosa producción dirigida por Andrucha Waddington en donde se relatan las aventuras de un joven Lope de Vega, “un hombre que supo enamorar y contar las historias mejor que nadie”. En su extenso reparto se incluyen Alberto Ammann, Leonor Watling, Pilar López de Ayala, Juan Diego o Antonio de la Torre, entre otros. El estreno de Lope está previsto para el próximo otoño.

lope

Los restantes proyectos presentados en 5 minutos de cine fueron Los ojos de Julia (Guillem Morales), Pulsiones (Javier de la Torre), Mapas (Miguel Ángel Calvo Buttini), D.D. Hollywood (Bigas Luna), 25 (Rodrigo Sorogoyen) y 10000 noches en ninguna parte (Ramón Salazar).

Fotos: Cristina Nieto.