Archivo de la categoría: Series

[Serie] Horace and Pete

Louis C. K. hay que conocerlo y quererlo, principalmente, por la serie que lleva su nombre. Estrenada a comienzos de 2010 en la cadena FX Network, Louie narra las peripecias de un cómico de Nueva York que está divorciado, es padre de dos hijas y ha sobrepasado ya la barrera de los cuarenta años. El humor, negrísimo por momentos, es la nítida base sobre la que se cuecen las cinco temporadas emitidas hasta el momento. Pero a pocos se les puede escapar el progresivo viraje hacia una comedia más amarga y reflexiva, menos amable, que han experimentado los guiones de la última tanda de episodios. En cualquier caso, la receta de Louie es similar a la utilizada en sus estupendos monólogos y en Lucky Louie (2006), sitcom para la HBO en la que compartía protagonismo con Pamela Adlon. En Horace and Pete, compuesta de diez capítulos, se mantienen los rasgos característicos de las producciones de Louis, pero en esta ocasión, al mismo tiempo que los perfila, avanza con paso decidido a través de nuevas sendas, varias de ellas con parada en alguna que otra cima.

A Louis C. K. —que interpreta aquí a Horace Whittell VIII— le acompañan Steve Buscemi (Pete), Edie Falco (Sylvia), Alan Alda (tío Pete) y Jessica Lange en el sugerente papel de Marsha, todos ellos integrantes de un plantel que comparte un mismo escenario: el pub Horace and Pete’s, que el pasado 2016 celebraba su primer siglo en pie y que desde sus comienzos ha sido regentado, sin excepción, por descendientes de los originales Horace y Pete. Esta ley no escrita, a toda luz inviolable, dará pie a los primeros altercados dentro del vetusto establecimiento. De forma parsimoniosa, y con una propuesta formal contigua al teatro, iremos conociendo a los clientes habituales del bar a través de sus inevitables opiniones, quejas y anécdotas. Por la puerta también aparecerán turistas despistados que serán devueltos a la calle de forma inmediata si tienen la ocurrencia de pedir al viejo Pete un margarita o un gin-tonic, brebajes, como tantos otros, prohibidos por allí.

Más allá de las dos o tres canciones que suenan en determinados momentos —no contabilizamos aquí la melodía compuesta por Paul Simon para la serie—, Horace and Pete carece de música. Tampoco nos llega el jaleo producido por las conversaciones de fondo. Los personajes, cerveza o whisky en mano, parecen moverse y hablar a través de un limbo de madera al que apetece entrar pero no salir. La sensación que envuelve al espectador es similar, y no es descabellado sentirse un parroquiano más conforme pasan los minutos. En las discusiones de los personajes hay espacio para la política y las groserías, pero también para acordarse de la enfermedad, la muerte, la soledad o la importancia de la familia. Todo ello sin apenas perder de vista la risa, la sonrisa, los buenos diálogos, la emoción. Con Louis, un vez más, toca aplaudir.

[Serie] Crisis in six scenes

crisis_scenes_poster_allen-200x300En 2015 conocíamos la noticia: Woody Allen rodaría una comedia por entregas para Amazon. El encargo era prácticamente inédito para Allen, ya que sus escasos acercamientos a la televisión los encontramos en los primeros pasos de su carrera, cuando escribía para el cómico Sid Caesar dentro de una nómina que también incluía a Mel Brooks, Larry Gelbart o Carl Reiner. Allen, en una nota de prensa, se mostraba algo escéptico al respecto. En ella declaraba que no tenía ideas, que no sabía por dónde comenzar. Y aseguraba que Roy Price, vicepresidente de Amazon Studios, terminaría arrepintiéndose de haber confiado en él para el proyecto.

El pasado 30 de septiembre se estrenaba Crisis in six scenes, miniserie dividida en seis capítulos de apenas veinticinco minutos cada uno. Hay que situarse: estamos en los años sesenta y la guerra de Vietnam satura los noticiarios y las conversaciones. El propio Allen, que dirige todos los episodios, interpreta a Sidney J. Munzinger, escritor que vive en Nueva York junto a su mujer, la terapeuta Kay (Elaine May). La cómoda vida del matrimonio se desfigura cuando Lennie (Miley Cyrus), joven conocida de la pareja convertida ahora en terrorista de una organización anarquista, busca refugio entre ellos.

crisis_six_scenes_allen_cyrus

El primer capítulo, con el Volunteers de Jefferson Airplane atronando desde los créditos iniciales, invita a acomodarse en el sofá y engullir palomitas, pero a partir de la irrupción de Lennie en casa de los Munzinger las ideas comienzan a escasear y las sentencias ingeniosas ante las que habíamos sonreído —que las hay— tienden a desaparecer. Poco a poco nuestra atención se aleja de una trama extraordinariamente superficial e insistente en su propia mediocridad. Nuestras expectativas, inevitablemente infladas, se van al garete. Y finalmente nos preguntamos por qué, tras afirmar que se arrepintió desde el primer momento en que aceptó, Allen accedió a la propuesta de Price.

Crisis in six scenes no ha impedido que el director neoyorquino acuda a su cita anual en las salas de cine. Tras sus dos últimas entregas, Irrational man (2015) y la notable Café Society (2016), Allen rueda ya su próxima película, que contará con Kate Winslet, Jim Belushi o Justin Timberlake, aunque aún desconocemos su título, argumento y fecha de estreno. Pero parece ser que no arroja buenos resultados entre los espectadores una obra prolífica, en constante movimiento, especialmente si con anterioridad se ha alcanzado la excelencia. Ocurre igualmente con la música y la literatura. Y no solo afecta a la percepción de crítica y público, ya que también se ceba, tarde o temprano, con el creador: no se puede ser sublime de forma incesante. La carrera de Woody Allen siempre ha contado con altibajos, y con Crisis in six scenes volvemos a la zona inferior de su extensa producción.

[Serie] Citas

citas_poster_freixas-200x300Pau Freixas creó Citas a partir de la británica Dates (2013), de Bryan Elsley. En ella se relata el encuentro entre personas que buscan pareja a través de las múltiples aplicaciones existentes para ello en internet. Actualmente podríamos afirmar que Citas tiene su adaptación televisiva en First dates, programa presentado por Carlos Sobera en Cuatro, cadena que también abraza en su parrilla el reality Granjero busca esposa. Juan y Medio, que lleva años uniendo a nuestros mayores en Canal Sur, se multiplicó hace unas semanas para conducir en Tele 5 El amor está en el aire. Si a pesar de todas estas propuestas no consiguen emparejarse —aquellos que lo busquen, claro está—, al menos procuren agenciarse algún amigovio o amigovia, que, según la RAE, es aquella “persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo”.

Si Dates, que se desarrollaba en Londres, estaba rodada prácticamente en interiores, la ciudad de Barcelona es en Citas una protagonista más. En sus dos temporadas emitidas hasta el momento podemos encontrar escenas en habitaciones y salones, pero también en calles, librerías y bares. No nos importaría vivir en todos y cada uno de los escenarios, tan limpios, que vamos descubriendo con el transcurrir de los episodios. Aquellos que definían Vicky Cristina Barcelona (Woody Allen, 2008) o la desastrosa A Roma con amor (Woody Allen, 2012) como meras postales sin brillo podrán encontrar en Citas algunos argumentos equivalentes. La estética es similar a la que pudimos ver en los anuncios de Estrella Damm, apetitoso caldo que consumen aquí con asiduidad los personajes. Las canciones que suenan en los diferentes capítulos —de Luthea Salom, Pájaro Sunrise o la siempre recomendable Núria Graham— no podrían resultar más convenientes para un producto cuyo resplandor está al alcance de pocas series nacionales. Tampoco es sencillo hallar interpretaciones tan admirables como las de Aida Folch, Ingrid Rubio, Eva Santolaria, Julio ManriqueEmilio Gutiérrez Caba, Álvaro Cervantes, Biel Durán, Laia CostaNausicaa Bonnín, entre tantos otros nombres.

Poco chirría en unos guiones sostenidos por buenos diálogos y citas creíbles. Algunos de los personajes que nos presentaban en la primera temporada se pasean por la segunda para intentar cerrar aquello que quedó en el aire. Es el caso de Sofía y la nutritiva Paula, aunque hay más reencuentros con enjundia. No solo de jóvenes guapos se sustenta Citas: hay espacio, aunque limitado, para nuestros padres y abuelos. Independientemente de la edad, en todos los encuentros las miradas y los silencios, además de las palabras, importan. Juntos compartirán, durante una noche o para toda la vida, experiencias, penas y alegrías, algún secreto. Buscarán, para bien o para mal, el amor en otra persona.

7 Days in Hell

235x300x7days_in_hell_2015-235x300.jpg.pagespeed.ic.lyigyy02CVHBO, uno de los canales de televisión por cable más populares de Estados Unidos, sigue gozando de una salud envidiable. Juego de Tronos continúa siendo un auténtico fenómeno. Hace unos días, junto a la noticia de los fichajes de Ian McShane y Max Von Sydow para los próximos episodios, también supimos que probablemente la serie se extienda hasta una octava temporada. Por otro lado, esta misma semana terminaba la segunda parte de True Detective y se anunciaba Westworld para 2016, nueva producción basada en la novela del mismo nombre de Michael Crichton, dirigida por Jonathan Nolan y entre cuyos protagonistas se encuentran Anthony Hopkins, Ed Harris o Evan Rachel Wood.

De vez en cuando la cadena afronta proyectos muchos menos ambiciosos, puro divertimento sin muchas pretensiones. Es el caso de este 7 Days in Hell, un falso documental que cuenta la historia de un partido de tenis que duró una semana durante el torneo de Wimbledon celebrado en 2001. Los contrincantes, Aaron Williams (Andy Samberg) y Charles Poole (Kit Harington) no pueden ser más distintos. Mientras uno se cree y vive como una estrella del rock, el otro, Poole, se vio arrastrado desde pequeño a las canchas por su grotesca madre. Es inevitable no soltar alguna carcajada en los cuarenta minutos que dura esta disparatada historia, pero también hay que advertir que un alto porcentaje de la gracia que pueda tener se basa en los obsceno, en ese humor al que normalmente se suele denominar de brocha gorda. Otra de sus atracciones son las diferentes apariciones de personajes de toda índole: David Copperfield, John McEnroe, Soledad O’Brien, Serena Williams o Lena Dunham complementan con anécdotas y relatos las vidas de Williams y Poole.

Narrado por Jon Hamm -actor que daba vida al ya inmortal Don Draper de Mad Men-, 7 Days in Hell consigue su propósito de refrescar la pantalla del televisor o monitor con un producto apartado de las monumentales series -además de películas y documentales- a las que nos tienen acostumbradas la cadena. Agradable respiro, notable capricho.

7 Days in Hell se estrenó el pasado 11 de julio en HBO.

Semáforo Cinematográfico (abril / mayo 2015)

Una semana (Buster Keaton, Edward F. Cline, 1920) 8

El año más violento (J.C. Chandor, 2014) 8

Pozos de ambición (Paul Thomas Anderson, 2007) 7.5

Nader y Simin, una separación (Asghar Farhadi, 2011) 7.5

Mommy (Xavier Dolan, 2014) 7

Los peces rojos (José Antonio Nieves Conde, 1955) 7

Margin call (J.C. Chandor, 2011) 7

La regla del juego (Jean Renoir, 1939) 7

Viaje a Sils Maria (Olivier Assayas, 2014) 7

Lo que queda del día (James Ivory, 1993) 7

El bosque animado (José Luis Cuerda, 1987) 7

Enemy (Denis Villeneuve, 2013) 7

Donnie Darko (Richard Kelly, 2001) 7

El empleo del tiempo (Laurent Cantet, 2001) 7

Casado y con suegra (Sam Taylor, Fred C. Newmeyer, 1924) 7

Siempre Alice (Richard Glatzer, Wash Westmoreland, 2014) 7

La venganza (Stephen Frears, 1984)  7

El Ministerio del Tiempo (Javier Olivares, Pablo Olivares, 2015) 6.5

Big fish (Tim Burton, 2003) 6

La canción del mar (Tomm Moore, 2014) 6

El acorazado Potemkin (Sergei M. Eisenstein, 1925) 6

El truco final (Christopher Nolan, 2006) 6

La guerra de los mundos (Byron Haskin, 1953) 6

Planes para mañana (Juana Macías, 2010) 5

Semáforo Cinematográfico (marzo 2015)

semaforo_cinematografico_marzo2015

2001: Una odisea del espacio (Stanley Kubrick, 1968) 9.5

Interstellar (Christopher Nolan, 2014) 8.5

Cuando pasan las cigüeñas (Mijaíl Kalatozov, 1957) 8

Furia (Fritz Lang, 1936) 8

El globo rojo (Albert Lamorisse, 1956) 7

Roma (John Milius, William Macdonald, 2005) 7

Más allá del jardín (Patrick McHale, 2014) 7

Alien, el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979) 7

The song remains the same (Peter Clifton, Joe Massot, 1976) 7

Lucky Louie (Louis C.K., 2006) 7

Eligiendo morir (Charlie Russell, 2011) 7

Loreak (José María Goneaga, Jon Garaño, 2014) 6.5

Nuestro último verano en Escocia (Andy Hamilton, Guy Jenkin, 2014) 6

Iván el Terrible. Parte I (Sergei M. Eisenstein, 1944) 6

The imitation game (Morten Tyldum, 2014) 6

El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos (Peter Jackson, 2014) 5

Semáforo Cinematográfico (febrero 2015)

semaforo_cinematografico_febrero2015

Siete ocasiones (Buster Keaton, 1925) 8.5

El moderno Sherlock Holmes (Buster Keaton, 1924) 8.5

Adivina quién viene esta noche (Stanley Kramer, 1967) 8

Fargo (Noah Hawley, 2014) 7.5

Magical girl (Carlos Vermut, 2014) 7.5

The Rolling Stones: Sweet summer sun from Hyde Park 7.5

Esa pareja feliz (Luis García Berlanga, Juan Antonio Bardem, 1951) 7

La teoría del todo (James Marsh, 2014) 7

Puro vicio (Paul Thomas Anderson, 2014) 7

La ley de la hospitalidad (Buster Keaton, John G. Blystone, 1923) 7

El niño (Daniel Monzón, 2014) 7

Hermosa juventud (Jaime Rosales, 2014) 7

Camino de la cruz (Dietrich Brüggemann, 2014) 7

Beautiful girls (Ted Demme, 1996) 7

Nightcrawler (Dan Gilroy, 2014) 6.5

La conciencia vengadora (D.W. Griffith, 1914) 6

El comparsa (Buster Keaton, Edward Sedgwick, 1929) 6

Relatos salvajes (Damián Szifrón, 2014) 6

Birdman (Alejandro González Iñárritu, 2014) 6

 

Semáforo Cinematográfico (enero 2015)

lasemilladeldiablo

La semilla del diablo (Roman Polanski, 1968) 

Louie (Louis C.K., 2010) 8

Olive Kitteridge (Lisa Cholodenko, 2014) 8

La isla mínima (Alberto Rodríguez, 2014) 7.5

Esplendor en la hierba (Elia Kazan, 1961) 7

Whiplash (Damien Chazelle, 2014) 7

La carta (William Wyler, 1940) 7

La tapadera (Martin Ritt, 1976) 7

El verano de Kikujiro (Takeshi Kitano, 1999) 7

Leviatán (Andrei Zvyagintsev, 2014) 7

Oasis: … There and then (Dick Carruthers, Mark Szaszy, 1996) 7

Los fabulosos Baker Boys (Steve Kloves, 1989) 7

Oasis: Familiar to millions (Dick Carruthers, 2000) 6

A 20 pasos de la fama (Morgan Neville, 2013) 6

Maps to the stars (David Cronenberg, 2014) 4

Torrente 5: Operación Eurovegas (Santiago Segura, 2014) 3

 

Olive Kitteridge

olivekitteridge2014

Frances McDormand en el papel de Olive Kitteridge

El canal HBO sigue dándonos alegrías. En 2014 estrenó la primera temporada de la celebrada True detective, creada por Nic Pizzolatto, protagonizada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson y con una absorbente banda sonora de T-Bone Burnett. La segunda tanda de episodios llegará a lo largo de 2015 con una nueva trama y Colin Farrell, Vince Vaughn y Rachel McAdams como principales intérpretes. Nic Pizzolatto, cuya novelaGalveston se publicó hace unos meses en nuestro país, vuelve a escribir el guión, aunque a la hora de dirigir los distintos capítulos el trabajo se repartirá entre varios nombres –Justin Lin y Janus Metz Pedersen son dos de ellos-.

Por otro lado, se emitió la miniserie Olive Kitteridge, dirigida por Lisa Cholodenko (La calle de las tentaciones,Los chicos están bien). A lo largo de sus cuatro episodios narra la vida de Olive Kitteridge (Frances McDormand), una profesora de matemáticas de una pequeña población estadounidense de Maine casada con Henry (Richard Jenkins), un farmacéutico cuyo carácter dista considerablemente del de su mujer. Mientras ella se muestra seca y ácida con todo lo que le rodea -y hasta perversa en algunos aspectos-, él se nos presenta como alguien dispuesto siempre a ayudar, paciente y bondadoso. A lo largo de los 25 años en los que se desarrolla la historia asistiremos a situaciones y momentos propios de una familia más o menos convencional, dentro de una cotidianidad que termina resultando apasionante. En ese sentido podríamos compararla sin tapujos con Boyhood (Richard Linklater, 2014), otra de las destacadas experiencias cinematográficas que nos dejó el pasado a­ño.

Frances McDormand y Richard Jenkins, aquí magníficos desde cualquier ángulo, salieron con las manos vacías en la última edición de los Globos de Oro. Jenkins ni siquiera fue nominado. Sí lo estuvo Bill Murray como actor secundario, pero el premio fue para Matt Bomer y su papel en The normal heart. Basada en un premio Pulitzer de Elisabeth Strout, Olive Kitteridge viene a engrosar la deliciosa lista de miniseries creadas por HBO. A Hermanos de sangre, John Adams o Mildred Pierce se les une ahora esta fascinante obra que trata el paso del tiempo, la enfermedad, la familia, la educación. La vida misma.

Semáforo Cinematográfico (diciembre 2014)

semaforo_cinematografico_diciembre2014

El cameraman (Edward Sedgwick, Buster Keaton, 1928) 

Dogville (Lars Von Trier, 2003) 

El verdugo (Luis García Berlanga, 1963) 

Harakiri (Masaki Kobayashi, 1962) 8.5

Érase una vez en América (Sergio Leone, 1984) 8

20.000 días en la Tierra (Iain Forsyth, Jane Pollard, 2014) 8

Monsieur Verdoux (Charles Chaplin, 1947) 7.5

Perdida (David Fincher, 2014) 7

Rashomon (Akira Kurosawa, 1950) 7

Cuento de Navidad (Edwin L. Marin, 1938) 7

Jauja (Lisandro Alonso, 2014)  7

Black Mirror: White Christmas (Charlie Brooker, 2014) 7

La vida soñada de los ángeles (Érick Zonca, 1998) 7

El gran hotel Budapest (Wes Anderson, 2014) 7

La herida (Fernando Franco, 2013)  6.5 

El secuestro de Michel Houellebecq (Guillaume Nicloux, 2014)  6.5 

Orígenes (Mike Cahill, 2014)  6.5 

Daydreams (Yevgeni Bauer, 1915) 6

Under the skin (Jonathan Glazer, 2013) 6

Magia a la luz de la luna (Woody Allen, 2014) 6

El boxeador (Buster Keaton, 1926) 6

St. Vincent (Theodore Melfi, 2014) 6