Dietario 10

Las andanzas en los bosques de Sue Hubbell me hicieron recordar las ganas que tenía de dedicarle unas palabras a nuestro huerto. Después de algunos años sin plantar nada, el pasado mes de mayo nos decidimos a probar suerte. La cosa no ha podido ir mejor, ya que los pimientos, tomates, calabacines y pepinos han brotado sin descanso, fuertes y coloridos, con un sabor excelente. También nos han proporcionado alegrías las berenjenas, cebollas y calabazas. Con las sandías, por el contrario, no hemos tenido tanta suerte. En plenas navidades la tierra nos sigue regalando verdura fresca. Poca y no tan fornida como hace unos meses, cierto, pero aún así es algo digno de celebración.

Las ñoras lucen de un rojo incontestable, lo que demuestra que están maduras y gozan de buena salud. Si no se recogen y se dejan secar al sol aún más tiempo terminarán convertidas en rastras que, junto a las ristras de ajo, tan frecuentes son en la decoración de cocinas y restaurantes españoles. La ñora se emplea en la elaboración del pimentón, como acompañamiento de los huevos fritos o como aderezo de algunas ensaladas. No es extraño consumirlas en sofritos y arroces, sobre todo en Alicante y Murcia. En Cataluña se utiliza como ingrediente principal de la salsa romesco, y en Cartagena para preparar el plato más representativo de la ciudad: el caldero. Ahora son las habas las que crecen sin parar. Están rodeadas de tres o cuatro naranjos muy cargados y un pequeño limonero que se niega a ceder protagonismo.

Una mañana del pasado verano, mientras regaba la tierra, leí esto de Francisco Casavella: “La sabiduría es poseer un magnífico sentido del humor, siempre bajo la atenta vigilancia de una lucidez nada presuntuosa, pero capaz de asomar formidable en una situación, en una frase, en un giro de diálogo o en un párrafo, como la carcajada que parece o el respiro que en realidad es. Ser sabio es poseer el don de la ironía, si ese sustantivo no se hallara hoy completamente gastado por la boca de un millón de lechuguinos. Pero ser sabio es ser irónico y, a veces, darse un sordo puñetazo de rabia en el muslo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s