Empiezo por el cuello

Empiezo por el cuello, voy bajando hasta tus pechos. Y despacio por el vientre hago un estanque en tu ombligo. La mañana lentamente va moviendo los visillos. Entre tus piernas me quedo, con tus manos en mi pelo. Vas bajando hasta mi pecho.

Y así amanecer. Igual que ayer.

Envuelto en tu aliento al respirar. Quitarte el sudor, beberme la sal. Hacerme en tu boca una ciudad. No salir de ella nunca más.

Me gusta tanto hacerte el amor al despertar. Saber que vienes de los sitios a los que has ido a soñar. Me alegra tanto cuando al fin consigo hacerte sonreír. Saber que el resto del día estaré oliendo a ti.

Y así amanecer. Igual que ayer.

Envuelto en tu aliento al respirar. Quitarte el sudor, beberme la sal. Hacerme en tu boca una ciudad. No salir de ella nunca más.

Me gusta tanto hacerte el amor al despertar. Saber que vienes de los sitios a los que has ido a soñar. Me alegra tanto cuando al fin consigo hacerte sonreír. Saber que el resto del día estarás oliendo a mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s