En tu corazón
de cámaras secretas,
allí donde te sientas
con tu álbum de fotografías
y tu ancestral sabiduría;
yo te encontré en un rincón,
viejo y cansado.
¿Me llevarás a tu lado?
Me gustaría ser esa mujer
a quien aprendas de nuevo a querer.

Los lados de nuestra cama de hierro
se volvieron fríos como en un cementerio,
así que avivamos los órganos para darnos consuelo,
y para hacerte sonreír conjuré a los espectros.
¿Quieres ser mi amor durante mucho mucho tiempo?

Me gustaría ser esa mujer
a quien aprendas a respirar de una buena vez.
A cada lado, iremos sin prisas,
hasta reparar nuestras sonrisas;
hasta volverlas nuestras
y usarlas de guarida…
El amor estará lleno de sorpresas,
si vivimos nuestra propia vida.

Seremos muy afortunados en nuestras camas,
bañados por el sol de la mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s