McEnroe – Tú nunca morirás

mcenroe-tu-nunca-morirasEscuchar Tú nunca morirás (Subterfuge, 2009) requiere de cierta atención. De hecho, lo conveniente sería enfrentarse a él a solas, prestando atención a todos y cada uno de los elementos que contienen los nueve cortes que conforman este trabajo. Porque si bien es verdad que esas melodías llenas de fotografías espeluznantes –un eco por aquí, una voz inesperada por allá, un sutil giro en la armonía acullá– se bastan para engancharnos a su propuesta, lo cierto es que los textos que las acompañan terminan por elevar el conjunto a la excelencia.

Si en un álbum como For Emma, forever ago (Jagjaguwar, 2008), de Bon Iver, encontrábamos su mayor encanto “en unas canciones heridas que, pese al sufrimiento que respiran, terminan levantándose entre los escombros”, en Tú nunca morirás no tenemos tan claro si los brutales daños terminan por cicatrizar o si, por el contrario, quedan expuestos abiertamente durante toda la vida. Temas como El alce (“Ahora que sé que hubo un día en que todo terminó / Me pregunto dónde estaba cuando él te tocó / ¿Pensaste en algún momento en lo que sentiría yo? / ¿Pensaste en algún momento en decirle que no?”) o La noche de San Juan (“Saber, seguro, que hay gente como tú por los parques / cambiaría mi vida en un instante”), por citar únicamente un par de ejemplos al azar, son dos momentos enormes de un disco crudo, doloroso, necesario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s