Vanishing point

vanishing_pointVanishing point (dirigida por Richard C. Sarafian y con guión de Guillermo Cabrera Infante) es hoy en día lo que podríamos definir como un film de culto. Estrenada el 13 de marzo de 1971 en los Estados Unidos y traducida luego en nuestro país como Punto límite: cero, la película narra uno de los momentos más gloriosos en la vida de Kowalski (Barry Newman), trabajador de un taller que debe entregar un vehículo un par de días después a su propietario. Antes de partir hace una apuesta con uno de sus dealers: pretende cubrir el trayecto que va desde Colorado a Frisco en tan solo quince horas. A bordo del Dodge Challenger de 1970 que tiene que llevar, Kowalski se pone en marcha. Pronto comienzará la acción y la inmensa persecución que es, al fin y al cabo, Vanishing point.

Ayudado por el genial Super Soul (Cleavon Little), un DJ ciego de la emisora KOW, Kowalski se lanza a una empresa prácticamente imposible, ya que los policías le persiguen incesantemente, cada vez con mayor organización y agresividad, mientras el tiempo pasa y la gente espera con expectación la llegada del “último gran héroe americano” a California. En su camino se cruzará con cazadores de serpientes, amigos ocasionales e incluso mujeres desnudas montando en moto. A lo largo de la película se nos irán mostrando algunos flashbacks que nos ayudarán a entender mejor el comportamiento de Kowalski al volante. O no.

Además de poder disfrutar con las fascinantes persecuciones a través de unos paisajes encantadores y muy bien retratados, la película está llena de música. Al comienzo a base de soul y funky, que es de lo que se nutre el menú sonoro de Super Soul. Posteriormente irán apareciendo temas country, baladones (que no encajan del todo bien) y mucho elemento hippie. Tal vez en algún momento recuerde a Easy rider. Por cierto, lo de Super Soul es algo tremendo: este hombre tiene tal dedicación a su trabajo que a uno se le ponen los pelos de punta. Menudo carisma desprende cada vez que aparece en pantalla.

Unos seguidores declarados de esta película son Primal Scream, que utilizaron el título para su álbum de 1997. Dentro de él encontrábamos una de la piezas más recomendables del grupo, Kowalski, un tema totalmente agresivo e hipnótico y en cuyo vídeo aparecían como estrellas invitadas Devon Auki y Kate Moss (esta última volvería a colaborar con la banda para interpretar junto a Bobby Gillespie Some velvet morning).

Con Vanishing point (Mani, ex Stone Roses, se unía al grupo), Primal Scream daban un salto importante con respecto a los sonidos de sus anteriores trabajos, mezclando con gran acierto rock, electrónica, psicodelia, dub e incluso dance. El disco sirvió para olvidar en parte el fracaso de su anterior Give out but don’t give up (1994) y también para comenzar una de las etapas más inspiradas del grupo, que grabaría posteriormente XTRMNTR (2000), su mejor álbum, y Evil heat (2002), cerrando así lo que muchos han denominado como la trilogía electro-rock del grupo. El año pasado volvían al rock más crudo, directo y stoniano con Riot city blues.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s