Canciones (three diferent ones)

Pink Floyd – Nobody home (1979)

pinkfloydthewall2Me es imposible elegir entre uno de los dos discos de The Wall, pero siempre me ha gustado muchísimo el comienzo del segundo cd. Es el momento más delirante de todo el álbum (junto a muchos otros, eso es verdad) y de los más grandiosos. Cuenta con unos arreglos alucinantes obra de Bob Ezrin y Michel Kamen y está interpretada de forma magistral por Roger Waters (su voz no es bonita, no, pero es difícil superarlo cuando se mete en su papel). Nobody home es una triste y sencilla canción y una de las mejores composiciones de Waters para el disco. Es de esos temas que, fuera de un trabajo tan homogéneo como este, puede funcionar perfectamente. También podrían hacerlo, por ejemplo, Mother o Run like hell, pero no es lo mismo. Tras finalizar la canción, aparecen Vera y Bring the boys back home, imprescindibles ambas para que no sea tan cortante el final de este tema. Esta cara C finaliza con Comfortably numb y la espectacular guitarra de Gilmour, que tras tanta orquesta tiene un mayor efecto demoledor.

Andrés Calamaro – Paloma (1999)

calamaroPaloma es una de las canciones que más me gusta de Calamaro. Siempre junto a otro buen puñado de imprescindibles: Media Verónica (dedicada a una muchacha operada de cáncer), Crímenes perfectos, No tan Buenos Aires, Ok perdón, etc, etc, etc… Estaba incluida en el primer disco de Honestidad brutal (1999), su Blonde on blonde particular basado, sobre todo, en su ruptura amorosa. El mejor álbum de Calamaro anunciaba ya la gran capacidad que tenía (y tiene) para recorrer distintas corrientes sonoras, tanto en el tema propiamente musical (funk, rock, pop e incluso hip hop) como en las letras, dedicadas a mujeres, a las drogas (Veneno), a la soledad (Son las nueve, Socio de la soledad o Victoria y soledad) y a Maradona, que incluso colabora cantando en Hacer el tonto de forma, digamos, aceptable.

“Paloma es una canción con frases de ésas que me gustan. Detalle importante de mis canciones: la frase que se recuerda. Pero voy a tardar como un año en aprender a cantarla”. Como curiosidad, comentar que las guitarras del comienzo las tomaron prestadas Los Piratas para uno de sus temas (no recuerdo cual) e incluso Ivan Ferreiro la ha tocado en directo varias veces tras la disolución del grupo.

The Beatles – In My Life (1965)

BeatlesRevolución en la mente es un libro que comenta todas las canciones de los Beatles de forma exhaustiva. Llevaba tiempo buscándolo y sobre todo últimamente, que había oido hablar más de él en foros y demás. El caso es que finalmente lo encontré en un librería de segunda mano. El autor es Ian McDonald (Celeste Ediciones). Dedica más páginas a temas más importantes como A day in the life, I am the walrus o Tommorrow never knows (esta se lleva la palma con unas ocho páginas para ella solita). La única pega es los tecnicismos musicales que utiliza sobre instrumentos y composición en general, pero el que controle algo disfrutará todavía más. Toda esta historia viene porque he puesto una canción de los Beatles y he copiado directamente del libro lo que pone sobre ella (resumido y algo mutilado, eso si):

Lennon comenzó una letra casual sobre un viaje en autobús desde su casa natal hasta el centro de Liverpool, señalando cada barrio y punto de interés en la ruta (incluido Penny Lane). Cuando la lista se hizo demasiado larga, renunció a la idea y la letra de In my life tomó forma. Una meditación sobre el pasado y el agridulce placer de recordarlo. Su tranquilo fatalismo da a Rubber soul un peso del que hubiera carecido de otra manera.

Lennon estaba orgulloso de esta letra, la consideraba su primera obra seria y afirmaba que la música también era suya, excepto la armonía de la estrofa y la parte intermedia, que atribuía a McCartney (este afirma que no fue así exactamente). Grabada en la misma tarde que If I needed someone, In my life se terminó cuatro días más tarde, cuando George Martin acudió a primera hora para grabar un solo de teclado. Probó primero con un órgano y cambió al piano eléctrico, grabando su parte a mitad de velocidad para darle un tono metálico parecido al de un clavicordio. Se trata de un inteligente pastiche barroco y, después de Yesterday, su segunda contribución directa a un tema de los Beatles.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s