El hostal de Lori Meyers

Lori Meyers 2Lori Meyers son un grupo de Loja (Granada) que el año pasado editaron su primer álbum bajo el título de Viajes de estudios. Las comparaciones con Los Planetas no tardaron en llegar: eran de la misma ciudad, grabaron el disco en el Refugio Antiaéreo planetario y el primer verso que Noni suelta nada más poner la primera canción es “Si me vuelves a mirar / yo te partiré la cara”. Podemos encontrar similitudes entre el sonido de ambas formaciones, si, pero el concepto es algo distinto al de J y los suyos.

Viajes de estudio era un buen disco de pop rock (indie o como lo queráis llamar, yo con las etiquetas…). La canción homónima, que abre el disco, resume bastante bien el espíritu del mismo. Guitarras vigororosas y punzantes con una energía que muchas veces se hecha en falta en infinidad de grabaciones y directos. Dejaban dos o tres temas para el recuerdo, como Tokio ya no nos quiere (como la novela de Ray Loriga), Mujer esponja o la propia Viaje de estudios. Las influencias (desde Los Planetas, Flechazos, etc. hasta la música de la segunda mitad de los sesenta) son fáciles de adivinar, pero la canciones, todas ellas, tienen un toque de personalidad bastante acusado que hacía (al menos a mí) que pensaramos aquello de “a este grupo hay que tenerlo en cuenta”. Tuve la oportunidad de verlos en el Marbella Grill 2004 y no me defraudaron. Además, durante el concierto estrenaron un par de canciones que pintaban muy bien (creo que al final no las han editado, no estoy del todo seguro).

Hace unas semanas salió el segundo álbum. Si para su debut eligieron como productor a Mac McCaughan (perteneciente a bandas como Superchunk o Portastatic), para este Hostal Pimodan han contado con la ayuda de Thom Monaham (Devendra Banhart, Pernice Brothers, Beachwood Sparks, J Mascis, Vetiver…) que ha sabido mejorar y ampliar el sonido de la banda en todos los aspectos. De hecho, la producción entre uno y otro trabajo es abismal. Además, trajo a Rick Denk (The Tyde, Velvet Crush) para el pedal steel, Mike Daly (Whiskeytown) puso percusiones y Blake Hazard algunos coros. Todo ello repercute en un resultado final más que notable, con un sonido que se inclina claramente hacia la década de los sesenta y que igual nos recuerda a los Zombies o los Byrds que a Los Brincos. Los arreglos, coros e instrumentación están encajados con gran acierto, descubriendo en cada escucha nuevos matices que al principio pueden pasar algo desapercibidos. Son las letras y los pequeños detalles, unido a todo lo comentado, lo que hacen de Hostal Pimodan un álbum realmente interesante y que hay que descubrir cuanto antes.

Centrándonos únicamente en las canciones, es el típico disco del cual es difícil quedarte con un solo tema. Después de dos o tres semanas escuchándolo regularmente mis preferidas son Hostal Pimodan (encantador estribillo y gran melodía), El mejor de sus trabajos, El viajero del tiempo (la historía de alguien que busca a su amor y se reencuentran en el cielo… de película) y Desayuno con diamantes (belleza por todos lados, fantástica).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s